Consejos para las podas de invierno

Consejos para las podas de invierno

El invierno: la época ideal para la poda de árboles y arbustos

El invierno está a la vuelta de la esquina. En jardinería se trata de un momento de gran importancia para mantener todas las plantas y árboles con vida. Las podas de invierno son uno de los procesos que deberás llevar a cabo especialmente si cuentas con árboles ornamentales, frutales, arbustos, trepadoras o rosales.

La mayoría de las plantas hibernan desde noviembre hasta los meses mas cálidos de primavera. Por ese motivo, las épocas frías del año son el mejor momento para la poda. Gracias a este proceso regularemos el crecimiento, eliminamos las partes dañadas y daremos fuerza al tronco.

Ventajas de podar en invierno

  •  La estructura de las ramas es más visible en invierno, cuando no hay hojas, lo que facilita el momento de podar.
  • Algunos hongos que se aprovechan de las heridas de los cortes y que pueden infectar la planta, están menos activos. En esta época del año, y gracias al frio, las heridas de los árboles cicatrizan con mayor rapidez que en verano. Con esto logramos una mayor ventaja frente a enfermedades o parásitos que puedan secar el árbol.
  • Abordaremos cuestiones estéticas para que luzcan con esplendor en primavera. En el proceso de crecimiento, que va del invierno hasta el florecimiento, las ramas crecerán hacia donde les hemos guiado en la poda invernal.
  • Los arboles de hoja caduca pierden gran parte (o la totalidad) de sus hojas en esta estación. Esto nos permitirá realizar la poda evitando causar gran daño a la planta de modo que sea menos debilitante para ella.

Consejos para la poda

A continuación te contamos varios consejos para las podas de invierno que puedes seguir:

  • Utilizar herramientas adecuadas, limpias y afiladas. Siempre es importante cuidar nuestras plantas con un instrumental de calidad, ya que hay una posibilidad menor de dañarla.
  • Evitar desgarros en los cortes, sobre todo en ramas gordas. Hemos de tenerlo en cuenta porque las ramificaciones más anchas son las que sustentan al árbol.
  • Perfilar las ramas para que la cicatrización sea mejor, eso evitara problemas de crecimiento y de salud para la planta.
  • Eliminar ramas dañadas, enfermas o secas. De esta forma evitaremos la extensión de enfermedades o la podredumbre.
  • Con los arboles o plantas de hojas perennes es preferible esperar a que pasen las heladas para realizar la poda. Todo lo contrario ocurre con los arboles de hoja caduca, a los que conviene podar antes de que llegue el frío más intenso.

Si sigues nuestros consejos durante tu poda de invierno podras conseguir un jardín perfecto en primavera y disfrutar de él durante el verano.

No olvides estos consejos para que tus plantas luzcan fuertes, con lustre y estén contentas del magnífico cuidado que les has dado.

Si quieres conocer más sobre jardinería y paisajismo, visita nuestra página de servicios o contacta con nosotros a través del teléfono 868 227 134. Te atenderemos encantados.

 

Author: Aguador Natural

868 227 134